LOS ANIMALES SI TIENEN SENTIMIENTOS, QUE TÚ NO LOS TENGAS ES MUY DIFERENTE

La vocacion de ayudar a los animales es tan respetable como otras vocaciones. No critiques ni subestimes a quien respeta y rescata a un animal abandonado.
Mejor sigue el ejemplo...

lunes, 14 de julio de 2014

A tu gato también le da calor .

AYUDALO A CONTROLAR LA TEMPERATURA DE SU CUERPO.

Cuando llega el verano la mayoría de nosotros busca el sol. Vamos a la playa, a la piscina, nos tiramos a tostar la piel un rato seguido por un buen chapuzón para refrescarnos. ¡Qué divino! Pero para tu gato el sentarse al sol puede llevarlo a sufrir un golpe de calor con serias consecuencias.
No es que no pueda disfrutar del sol, sabes como le fascina acostarse a tomar el sol mañanero. Pero cuando la temperatura sube a niveles extremos, es peligroso para su salud.
La temperatura normal del gato está entre los 38  y los 39º C. Cualquier fluctuación por mínima que sea debe ser tratada a tiempo. ¿Qué es un golpe de calor? En inglés se le llama heat stroke y ocurre cuando la temperatura del cuerpo se eleva debido a la humedad o calor extremo externo. Un golpe de calor puede afectar el hígado, los riñones, pulmones, corazón y hasta el cerebro causando que estos colapsen y dejen de trabajar.
¿Cómo combate el calor? El gato tiene su sistema interno para bajar la temperatura:

• Suda por las almohadillas en sus patas
• Jadea (panting) o respira con trabajo y mucha fuerza
• Se baña más a menudo para mantener su pelo húmedo
Pero ninguno de éstos trucos son suficientes para combatir un calor extremo.
Unos más susceptibles que otros: Aunque le puede suceder a cualquier gato, los gatos con nariz achatada como los persas, los gatos senior, bebés y los gatos que están sobrepeso viven con mayor dificultad para controlar el calor.
Síntomas de un golpe de calor:
• Jadeo o respiración fuerte y rápida
• Lengua color rojo intenso y encías pálidas o muy enrojecidas
• Babeo constante
• Ansiedad - parece que no encuentra un lugar donde acostarse cómodo
• Mareos
• Vómitos y/o diarrea - posiblemente con sangre
• Coma
Puedes ayudarlo en casa: Tomándole la temperatura sabrás si el golpe de calor es uno que puedes controlar en casa o uno que necesita ayuda inmediata del veterinario.
• Envuelve al gato en una toalla mojada con agua fría.
• Colócalo en la tina con agua fría pero no helada, lo puedes causar hipotermia.
 • Colócale paquetes de hielo o guisantes congelados en la cabeza. No estará contento de la primera pero si insistes un poco verás como se refresca.
• Mantén al gato en un área fresca. Prende el acondicionador de aire o un abanico para bajar la temperatura en la casa.
• Llévalo a su plato de agua y deja que tome toda la que quiera.
No corras el riesgo: Puede que estas ayudas bajen la temperatura del gato. Pero aunque parezca sentirse mejor es importante que lo verifique el veterinario para asegurarse de que no hubo daños a sus órganos internos.
IMPORTANTE: Si la temperatura no baja, llévalo de inmediato al veterinario. Trata de mantener a tu gato arropado con alguna toalla mojada o coloca un paquete de hielo dentro de su jaula para seguir el tratamiento hasta que llegues a la oficina.
Evita que suceda: Hay maneras de evitar que tu gato llegue al nivel de golpe de calor:
• No lo dejes en el auto: Es más común verlo con los perros. Y es igual de peligroso para ellos. Si viajas con tu gato no lo dejes encerrado mientras vas "un momento" a comprar algo o echar gasolina. Mantén una ventana abierta o mejor aún, llévalo contigo.
• Asegúrate de que tu gato tenga un área sombreada y fresca: Esto es importante tanto para el gato que vive en casa como para el que vive fuera.
 • Tu gato siempre debe tener agua fresca disponible. Esto es importante también para el gato que entra y sale de casa. Déjale un área con agua en el patio para evitar la deshidratación.
• En días de calor, déjalo que sea gato vago. No lo obligues a ejercitarse por largo tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario