martes, 2 de agosto de 2011

TURISMO Y ANIMALES

En un mundo crecientemente urbanizado, muchos vivimos aislados de la naturaleza y, comprensiblemente, nos atrae acercarnos al mundo natural en nuestro tiempo libre. Sin embargo, según por qué actividad nos decantemos, nuestras decisiones pueden tener graves repercusiones sobre los animales.

Es importante aprender cómo son los animales, qué hacen y porqué lo hacen y descubrir su papel en el ecosistema para el que han nacido adaptados. Sin embargo, en la mayoría de las actividades programadas con animales, lo único que vemos son individuos arrebatados de su ambiente, emplazados en un hábitat artificial, sufriendo y realizando comportamientos enfermizos e impropios de su especie.

Los encuentros con los animales deberían reconectarnos con la naturaleza, recordarnos que somos parte de ella y que compartimos este Planeta con otros seres vivos que tienen el mismo derecho que nosotros de estar aquí y a quienes tenemos el deber moral de respetar.

El uso de animales para el entretenimiento causa serios problemas tanto para el bienestar animal como, en algunos casos, para la conservación de especies. Las situaciones en que se utilizan animales para la industria del entretenimiento son diversas. Existen problemas de bienestar en la mayoría de los casos y las formas más extremas de entretenimiento causan un inmenso sufrimiento y muchas muertes.

Los valores que se transmiten con el uso de animales para estos fines refleja una creencia de que los animales están aquí para nuestra diversión y explotación, lo cual no solo degrada a los animales pero también desensibiliza a la sociedad ante actos de crueldad. No olvidemos que el uso y la exhibición de animales salvajes no deja de ser una actividad de lucro para muchos, cuyos beneficios económicos suelen pasar por encima del bienestar de los animales utilizados.

El Tratado Europeo de Amsterdam de 1997 estableció las llamadas 5 libertades que necesitan los animales para tener un mínimo bienestar animal:

1.No padecer hambre ni sed
2.No sufrir molestias
3.No sufrir dolor, heridas o enfermedades
4.Libertad para expresar su comportamiento natural
5.No sufrir miedo ni angustia

La preocupación por los temas medioambientales y sociales son crecientes y cada vez son factores más determinantes en las decisiones de los turistas. Como turistas tenemos el poder de mejorar las vidas de los animales y en esta sección expondremos algunas actividades que se nos ofrecen cuando viajamos pero sobre las que deberíamos reflexionar en cómo afectan a los animales.

Se debe trabajar para minimizar los impactos de la industria del turismo sobre la naturaleza y también los animales, que son parte de ella, y promover una industria responsable.

Debemos empezar a ver a los animales desde otro punto de vista, debemos mirar bajo la superficie y descubrir la verdadera y dura realidad que viven estos seres para el negocio de algunas personas.

A menudo, la mejor manera de conocer a los animales es a través de magníficos documentales, películas, Internet o incluso webcams situadas en parajes naturales o centros de rescate. Nuestra fascinación por la naturaleza puede ser satisfecha sin la necesidad de mantener animales en cautividad.

Rescatar animales salvajes de situaciones de maltrato es extremadamente difícil ya que no existen centros públicos donde reubicarlos y los pocos privados que hay no disponen de suficientes recursos para acoger a todos los animales necesitados. Ayúdanos a evitar que estos animales tengan que ser rescatados de una vida de privación y sufrimiento no participando en fomentar su demanda.

0 comentarios:

Publicar un comentario